Quizás me esperaba más tras leer tantas y tan buenas críticas sobre la nueva novela de Rosa Montero, que me ha tenido en vilo durante estos últimos días, y es lo de siempre, hay tantas historias como lectores, y cada uno sucumbimos más o menos a los encantos de unas o de otras.
Aun así, he de decir que merece la pena leerla, sobre todo si tras hacerlo hacemos un análisis del contenido y del fondo de la historia, quizás envuelto en demasiado papel, de modo que cuesta un poco llegar al fondo del asunto.
La protagonista, Soledad, una mujer con los sesenta recién cumplidos, nos hace partícipes de su vida y nos va desgranando sus miedos, sus aciertos, sus fracasos, sus soledades, sus pérdidas, sus anhelos. A una edad en la que se ha vivido mucho y el camino se va haciendo cada vez más corto, Soledad siente que le queda poco tiempo y anhela aquella que no ha podido vivir, ese amor al que recibir en cuerpo y alma, con el corazón y con esa carne que durante toda la novela está tan presente. Mujer acomodada, atractiva y sin ataduras, la protagonista de la novela nos va desgranando su infancia, una infancia dura al lado de su hermana Dolores, de una madre cruel y de un padre ausente, una infancia que sin duda ha sido la causante de que nuestra protagonista sea la adulta que es en la actualidad, una mujer más frágil de lo que parece, llena de miedos, de inseguridades, y con un comportamiento demasiado infantil para su edad.
Una aventura que acaba de finalizar y la entrada en escena de un nuevo acompañante, en este caso de pago, da comienzo a una historia en la que se mezclan infinidad de sentimientos dando lugar a partes en las que esbozamos una sonrisa y a otras más duras, sobre todo esas en las que solamente encontramos lo que significa su nombre, una enorme soledad.
Adam, un atractivo ruso, será el acompañante de nuestra protagonista, el apuesto gigoló con el que comienza el juego. A partir de ahí volverán los fantasmas del pasado, esos que todavía continúan quitándole el sueño a Soledad, esos de los que parece ser que nunca conseguirá alejarse. Y con ellos el ansia, el ansia de sentirse deseada, acompañada, y sobre todas las cosas, de sentirse querida.
Comparte este artículo
FaceBook  Twitter  
10 ideas de estanterías para colocar tus libros
Nos gustan los libros, tenemos libros y el problema es siempre el mismo, dónde ...
Leer más
Decoración: cómo ganar espacio en habitaciones ...
Los pisosactuales no suelen tener demasiado espacio, por lo que es importante conocer ...
Leer más
La decoración marinera está de moda
El estilo marinero es un clásico de toda la vida cuando se acerca la época ...
Leer más
Seis ideas para reciclar latas
Hoy vamos seguir reciclando cosas, en este caso latas de conservas, y aportando nuevas ...
Leer más
Siete ideas para reciclar cajas de fruta
Para tener a mano las cosas del baño, para decorar y organizar una ...
Leer más

Nos gustaría colocar cookies en su ordenador para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra política de cookies. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information