Todavía recuerdo la grata impresión que me produjo mi primera visita a este asador, un par de años después de su inauguración. Desde entonces siempre ha sido un auténtico placer volver, y han sido rara las ocasiones en las que estando en Sahagún, no lo hemos hecho.
El comedor, situado en la planta baja, dispone de mesas amplias que te garantizan comodidad y a la vez la privacidad suficiente para disfrutar de una buena comida y también una buena conversación.
Al personal que regenta la sala no se le puede pedir más. Con César a la cabeza, él y sus dos hermanos constituyen el equipo perfecto para conseguir que tu estancia en el local resulte perfecta. César se encarga de sugerirte platos, vinos, postres, siempre con una profesionalidad que salta a la vista, al igual que el amor que siente hacia su trabajo, intentando siempre sorprender y ofrecer a sus clientes lo mejor. Desde que entras hasta que sales siempre te encuentras con una sonrisa, un gesto amable, y una atención especial en cada momento.
En cuanto a la oferte gastronómica, además de la carta, también se puede degustar un menú con platos suficientes para que cada uno elija a su gusto. Nosotros siempre nos hemos decantado por la carta: un entrante, plato y postre. Aunque en esta ocasión no los pedimos, os recomiendo los puerros con bonito y anchoas, plato que descubrí en aquella primera comida y que desde entonces disfruto también muchas veces en casa.
En esta ocasión nos decidimos por pedir cecina de vaca gran reserva y jamón ibérico como entrante, una auténtica delicia para el paladar, y de segundo un clásico, un cuarto trasero de lechazo al horno. Carne tierna, en su punto, con la piel tostadita, y con unas patatas fritas de acompañamiento que resultan el complemento perfecto para el plato. Y de postre, otro clásico que también tuvimos la suerte de descubrir en este asador, las castañas en almíbar con helado, un dulce que todavía a día de hoy cuando César lo sugiere a sus clientes, vemos que sigue sorprendiendo. Por mi parte, esta vez me decidí a probar el helado de higos con chocolate (el chocolate que no falte), que estaba francamente bueno.
Productos de calidad, y mimo en la elaboración de los mismos, la combinación perfecta para salir satisfechos y volver a repetir experiencia.
Y para acompañar la comida tenéis una carta de vinos de lo más amplia entre los que encontrar ese que más os guste, y si no, como os dije, os recomiendo que os dejéis aconsejar por César, quien os encontrará el más adecuado para cada ocasión.
En resumen, que siempre es un acierto visitar el Asador el Ruedo II, en Sahagún, y además de disfrutar de una comida de calidad y de un local de lo más agradable, salir con la grata sensación de ver un equipo de personas que aman lo que hacen y que siempre te reciben y te despiden con una amplia sonrisa.

asador el ruedo II, Sahagún de Campos

Asador el Ruedo II, Sahagún de Campos, León

Plaza Mayor, 1

Tfno. 987187834

 

Comparte este artículo
FaceBook  Twitter  
10 ideas de estanterías para colocar tus libros
Nos gustan los libros, tenemos libros y el problema es siempre el mismo, dónde ...
Leer más
Decoración: cómo ganar espacio en habitaciones ...
Los pisosactuales no suelen tener demasiado espacio, por lo que es importante conocer ...
Leer más
La decoración marinera está de moda
El estilo marinero es un clásico de toda la vida cuando se acerca la época ...
Leer más
Seis ideas para reciclar latas
Hoy vamos seguir reciclando cosas, en este caso latas de conservas, y aportando nuevas ...
Leer más
Siete ideas para reciclar cajas de fruta
Para tener a mano las cosas del baño, para decorar y organizar una ...
Leer más

Nos gustaría colocar cookies en su ordenador para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra política de cookies. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information